¿Cómo el Biofeedback puede ayudar al dolor crónico?

El Biofeedbak ayuda al dolor cronico - Psicologo San Fernando

Todos sentimos dolor de vez en cuando. Cuando te tropiezas con un mueble y das con el dedo del pie o te quemas la mano con una salpicadura de aceite caliente, tu cuerpo te avisa de que algo va mal a través del dolor. Y cuando una lesión se cura, el dolor empieza a desaparecer. 

El dolor crónico es algo diferente.

Con el dolor crónico, su cuerpo puede estar en un estado de dolor durante meses, semanas o años a la vez. De hecho, el dolor crónico se define a menudo como cualquier dolor que dura más de tres meses, y a menudo se describe como sordo y molesto.

El dolor crónico afecta a todos los ámbitos de la vida de una persona. No sólo existe un estado de malestar físico casi constante, sino que la salud mental también suele verse afectada. El dolor crónico suele interferir en la vida cotidiana y puede impedir a quien lo padece hacer las cosas que necesita.

Como resultado, muchos de los que sufren dolor crónico también experimentan ira, depresión y ansiedad. 

El Biofeedback puede utilizarse para controlar el cuerpo de una persona, lo que lleva a mejorar el rendimiento físico y la salud mental. Con el biofeedback, una persona se conecta a sensores eléctricos que proporcionan información sobre su cuerpo. Esa información puede utilizarse para realizar cambios sutiles en el cuerpo que pueden reducir el dolor. 

Profundicemos en cómo el biofeedback ayuda a una persona a lidiar con el dolor crónico.

¿CÓMO FUNCIONA EL BIOFEEDBACK?

Una evaluación del biofeedback aumentará su comprensión de cómo su cuerpo reacciona al dolor. El entrenamiento del biofeedback le enseñará a contrarrestar la respuesta al estrés utilizando varios tipos de técnicas.

En una sesión de biofeedback, se colocan sensores en el cuerpo del paciente y en un dispositivo de monitorización. El dispositivo de monitorización registra diferentes funciones del cuerpo, como la respiración, el ritmo cardíaco, la temperatura de la piel y la transpiración, entre otras. Muchas de estas funciones se producen de forma inconsciente. 

Sin embargo, el proceso de biofeedback permite a las personas reconocer que estas cosas también pueden controlarse conscientemente. 

psicologo-san-fernando-Biofeedback-y-el-dolor-cronico

La experiencia no es muy diferente a las que se producen durante el yoga o la meditación. Al calmar la mente y centrarse en la respiración y la relajación de los músculos, los pacientes pueden controlar realmente algunas de las funciones «entre bastidores» del cuerpo.

Esto, a su vez, puede utilizarse para reducir la respuesta al estrés del cuerpo. Conectar las capacidades cognitivas con las funciones corporales involuntarias puede ayudar a las personas a reeducar su cuerpo sobre cómo reaccionar ante el estrés. 

Una forma de hacerlo es mediante la visualización. El paciente es capaz de ver las funciones y mediciones corporales que se producen en una pantalla en tiempo real. Tomar conciencia de la reacción del cuerpo ante los distintos factores de estrés es el primer paso.

A partir de ahí, un terapeuta de biofeedback puede utilizar uno de los múltiples enfoques, como la respiración, las imágenes guiadas o la relajación, para reeducar la respuesta natural del cuerpo mediante técnicas conscientes. 

Cuando se trata de la respuesta del cuerpo al dolor, se pueden conseguir resultados similares. La tensión muscular suele estar relacionada con el dolor crónico. La tensión se produce en previsión o en respuesta al dolor, al estrés o al miedo, o simplemente por permanecer en una posición incómoda. 

El entrenamiento en biofeedback puede ayudar a los pacientes a identificar cuándo se tensan sus músculos y a aprender a liberar la tensión antes de que aparezca el dolor. 

Comprender la conexión mente-cuerpo en relación con el dolor crónico es crucial para reducirlo. La teoría del huso muscular del dolor sugiere que el dolor se produce a través del sistema nervioso, que activa las señales de tensión en los órganos sensoriales (denominados husos musculares) cuando se sufre estrés o emociones fuertes. 

En pocas palabras, esta explicación afirma que el estrés y la ansiedad empeoran el dolor.  

La teoría de la puerta del dolor va un paso más allá para explicar la relación entre la salud mental y el dolor crónico. 

Esta teoría dice que las fibras nerviosas de la médula espinal contienen puertas que pueden abrirse o cerrarse para influir en la cantidad de impulsos de dolor que llegan al cerebro. Los estados emocionales pueden abrir o cerrar estas puertas del dolor; las emociones más positivas ayudan a cerrar las puertas y las emociones más difíciles las mantienen abiertas. 

El biofeedback puede ser una poderosa herramienta para combatir el dolor crónico. Si quieres concertar una cita, no dudes en ponerte en contacto.

Compártelo si te ha gustado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Rosa Torrejón de Celis.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a https://karma.studio/ que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

¿Quieres que hablemos?

C/ Manuel de Falla 1, Local A

 11100 San Fernando, Cádiz