círculo de seguridad parental

CIRCULO DE SEGURIDAD PARENTAL​

Criar es una tarea difícil, a veces hay que luchar con:

  • La desobediencia de los hijos
  • Elpasotismo,
  • Problemas de aprendizaje
  • Problemas sociales
  • Etc.

 

Por otro lado, muchas veces nuestros hijos son perfectos desconocidos, porque aunque pensemos que todo está bien, no conocemos nada sobre ellos. Muchas veces encontramos muchos artículos en internet y libros de psicología sobre como tratar a nuestros hijos, como educarlos y como podemos cambiar esas conductas indeseables para los padres.

El círculo de seguridad trata con el problema de base: el lazo afectivo que tenemos con nuestros hijos, ese que se ha ido forjando con el paso de los años a lo largo de toda su vida: el apego.

Este apego tiene una raiz neurobiológica y en los primeros años de nuestra vida nos ayuda a sobrevivir y en este caso tendremos que mencionar el apego seguro. Este apego es el que se logra y se da cuento los padres son capaces de reconocer y satisfacer las necesidades emocionales de sus hijos y les dotan de esa seguridad interior a los hijos que les hace más independientes y con más autonomía aunque tengan que pedir ayuda cuando lo necesiten.

¿Qué es el circulo de seguridad?

El círculo de seguridad parental es un programa de reflexión para padres y madres. Centrado en cómo pueden fortalecerse las relaciones entre progenitores e hijos, este enfoque único enseña a los padres, y a quienes les ayudan, nuevas formas de entender las necesidades y el comportamiento de los pequeños.

Asimismo ofrece formas eficientes de responder a estas necesidades y comportamientos. Seguridad parental tiene tras de sí décadas de investigación sobre el apego en un proceso alcanzable paso a paso para su uso en ambientes de conjunto, visitas a domicilio o bien asesoramiento individual.

 

Muchas veces, como padres, puedes sentirte perdido en la relación con tu hijo, no terminan de entender lo que sus hijos pueden sentir o necesitar. Esto hace que reaccionen o que ofrezcan alternativas que al hijo no le ayudan a resolver lo  que siente y/o necesita, incrementando más las dificultades de comunicación entre ambos.

Este programa ayuda a los padres a leer y comprender lo que sus hijos sienten y necesitan en cada momento y cómo tienen que acompañarles en cada situación para ayudarles a un correcto desarrollo emocional además de fortalecer las relaciones seguras entre padres e hijos.

El Círculo de Seguridad Parental es un programa con más de 20 años de recorrido, originario de EEUU. El Circulo parental de seguridad, también denominado COS fue desarrollado por Bert Powell, Kent Hoffman y Glen Cooper en 2007. Comenzaron a trabajar juntos en 1985 y en la década de 1990 se centraron en la aplicación clínica de la teoría del apego. Recibieron el Premio del Gobernador a la Prevención del Abuso Infantil en el Estado de Washington por su trabajo en el Proyecto Circle of Security®. El COS se puso a prueba en 6 países en 30 lugares diferentes. Es un programa basado en la evidencia.

Tras 50 años de investigación, sabemos que cuanto más seguros son los niños, más capaces son de disfrutar de la felicidad con sus padres, de sentir menos ira hacia ellos, de acudir a sus padres en busca de ayuda cuando tienen problemas, de resolver los problemas por sí mismos, de tener amistades duraderas, de tener una mayor autoestima, de confiar en que las cosas buenas les llegarán y de confiar en las personas que quieren.

 

Objetivos del círculo de seguridad parental

  • Que los padres comprendan mejor las necesidades de sus hijos
  • Apoyar la empatía de los padres para que vean la actuación de los niños como una llamada de auxilio o de conexión emocional.
  • Construir relaciones seguras y felices
  • Comprender el propio «estado de ánimo» de los padres y el efecto que tiene en sus reacciones ante los comportamientos de los niños
  • Comprender que somos seres relacionales. No aprendemos a acoger nuestros sentimientos, especialmente los difíciles, solos; aprendemos a acogerlos en una relación.
  • Ayudar a los padres a entender la necesidad de reparar cuando se produzcan interrupciones en la relación.