NEUROFEEDBACK

sesion neurofeedback psicologa rosa torrejon san fernando

Las disfunciones neurofisiológicas como el TDAH, por ejemplo, se aprecian a nivel de las ondas eléctricas cerebrales, es decir, las ondas que recogen las oscilaciones en la actividad eléctrica del cerebro cuando estamos realizando una actividad (una tarea, dormir, pensar, etc.).

El neurofeedback, también llamado retroalimentación electroencefalografía, es un tratamiento neurocomportamental destinado a la adquisición de autocontrol sobre determinados patrones de actividad cerebral y la aplicación de estas habilidades en las actividades de la vida diaria. Los dos tipos de intervención que se llevan a cabo con neurofeedback en niños con TDAH son: el entrenamiento con potenciales corticales lentos (SCPs) y el entrenamiento con ondas theta/beta.

¿Cómo son las sesiones de Neurofeedback?

Las sesiones de neurofeedback son monitorizadas por un terapeuta quien le coloca uno o más electrodos en el cuero cabelludo y en los lóbulos de las orejas al niño/a. Los electrodos funcionan simplemente como sensores que recogen la información sobre la actividad eléctrica de su cerebro que es recogida automáticamente por un programa informático pudiendo de esta manera analizar su patrón de ondas cerebrales en tiempo real. 

Esta técnica es completamente inofensiva y nada invasiva y el formato se parece mucho al de un videojuego en el que se pueden obtener puntos usando el cerebro. El niño/a  juega sólo con su cerebro (sin usar el teclado o un joystick). Cada vez que su patrón de ondas cerebrales se acerca al patrón objetivo, se anota la marca. A lo largo de toda la prueba se le informa al niño/a de cómo van siendo sus resultados y su rendimiento en la actividad, para que pueda modificar la actividad de su cerebro en función del objetivo/recompensa.

El neurofeedback, al ser un aprendizaje gradual, requiere de varias sesiones dependiendo del niño/a, del progreso y de los resultados. En muchos casos, alrededor de 10 sesiones suele ser suficiente. La eficacia de esta técnica depende también de la propia motivación del sujeto para completar y continuar con el entrenamiento. En el caso de los niños con TDAH, esto no supone un problema, pues la prueba les resulta altamente motivante y atractiva.

En las primeras etapas del entrenamiento (fase inicial) se recomienda hacer entre 2-3 sesiones por semana. A medida que avanza el entrenamiento se van reduciendo el número de sesiones hasta una sesión por semana.

Neurofeedback y el TDAH

Las aplicaciones más exitosas del Neurofeedback se han manifestado en la mejora del Trastorno de déficit de atención e hiperactividad. En este sentido el trabajo del Dr.Joel Lubar (Lubar 1995) de la universidad de Tennessee, así como muchos otros, demuestran repetidamente que es posible re-entrenar el cerebro, provocando cambios en la actividad cerebral de los niños, en un estudio realizado de forma longitudinal con 10 años de seguimiento se manifestaba que el neurofeedback provocaba mejorar sustanciales de la sintomatología típica del TDAH en un 80% de la muestra y, lo más importante, estos cambios eran permanentes. Asimismo en el estudio de Rossiter y LaVaque (1995)  arrojaba que 20 sesiones de Neurofeedback producían mejoras comparables a la toma del medicamento Ritalin, e incluso arrojaron superiores resultados en estudios posteriores, llegando a resultar innecesario el uso de medicación.

El Neurofeedback también esta siendo aplicado de forma experimental a otros trastornos. Los estudios son cada vez más numerosos y los resultados alentadores ahora que los equipos son más pequeños y asequibles. 

Estos estudios se dirigen hacia la rehabilitación cognitiva tras lesiones traumáticas en la cabeza, la depresión, las obsesiones y compulsiones, el insomnio, el abuso de drogas, la esquizofrenia, la cefalea, la demencia e incluso el autismo, ya como complemento a la terapia psicológica o bien a la farmacológica. Un interesante campo se ha abierto también en su aplicación a deportistas de elite, convirtiéndose una herramienta realmente útil para perfeccionar su desempeño midiendo y mejorando algunos patrones clave. En todos estos ámbitos se continúa con la investigación.

Artículos relacionados